Jesús, Buen Pastor, te amo y te necesito, con Tu Voz me abres caminos, entre espinas, rocas y lobos, a través de ti, puedo llegar al Padre Dios.

Ciclo A, Tiempo de Pascua,
Domingo de la cuarta Semana

EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 10, 1-10

En aquel tiempo, dijo Jesús “Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a sus voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.” Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: “Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.”

PALABRA DEL SEÑOR.

SAMSUNG DIGIMAX A503A través de muchas imágenes y símbolos, San Juan nos revela la identidad de Jesús. Él es el vino nuevo de las bodas de Caná; el agua fresca del pozo de Sicar; el pan compartido para la multitud en el desierto; el nuevo templo de Dios; la luz del mundo; el camino, la verdad, la resurrección y la vida. En el texto del cuarto domingo de pascua, se manifiesta Jesús como el buen Pastor que guía sus ovejas.

A Jesús le gustaba partir de las costumbres y experiencias de sus oyentes para comunicar su mensaje, lo hace desde un lenguaje  humano para comunicar realidades divinas. Este relato del buen Pastor es una de las mejores muestras de ello.

La imagen del pastor viene del antiguo Oriente. En el Antiguo Testamento Moisés y David, antes de ser llamados a convertirse en jefes y pastores del pueblo de Dios, habían sido efectivamente pastores de rebaños, pero Yahvé los sacó para ser pastores del pueblo, una misión, un encargo de Dios para ellos.

Muchos pastorearon a Israel. En las pruebas del tiempo del exilio, ante el fracaso de los pastores de Israel, es decir, de los líderes políticos y religiosos, Ezequiel había trazado la imagen de Dios mismo como Pastor de su pueblo. Dios dice a través del profeta  Ezequiel 34, 16: “Buscaré la oveja perdida, traeré la extraviada, vendaré la perniquebrada y curaré la enferma”.

Jesús anuncia que ese momento ha llegado: él mismo es el buen Pastor en quien Dios mismo vela por su criatura. Ha venido al mundo para congregar el rebaño de Dios, para recogerlo de su extravío, para guiarlo, para defenderlo, para alimentarlo con su doctrina y con su vida, para conducirlo hasta el prado definitivo, junto a las aguas de la vida. Cristo lo ha llevado a feliz cumplimiento. Él es el Pastor único soñado por Ezequiel.

Jesús utiliza dos imágenes en el Evangelio de hoy, hablando de sí mismo: la puerta y pastor de las ovejas. Cristo se ha convertido en “la puerta de las ovejas”, en Mediador único por el que pueden salvarse los hombres, en virtud de su muerte-resurrección: “Tenemos entrada libre al santuario, en virtud de la sangre de Jesús. La salvación sólo la encontramos si hacemos pasar nuestra vida por él, aceptando su cruz y su resurrección.

Al Jesús decir yo soy la puerta de las ovejas, nos quiere decir que sólo a través de El, podemos entrar al redil y también a través de él se puede salir a pastos frescos.  La palabra “puerta” es llamativa en su sencillez y en lo que ilustra. Todos sabemos qué es una puerta y para qué sirve. Una puerta es una entrada, un portal, un modo de acceso. Cristo es una puerta preciosa, que empieza a abrirse en su nacimiento y sucesivas epifanías, dejándonos ver resplandores de la divinidad; se abre más a lo largo de su ministerio, invitando a todos a entrar por ella y explicándonos el interior de sus moradas, para quedar entera y definitivamente abierta en su Pasión, cuando el velo del Templo quedó rasgado para siempre. Son cosas y gestos de amor, que de por sí tienden a comunicarse.

El Señor Jesús es la entrada a la Salvación, la Paz, la Vida Eterna, la Gloria Divina. Puerta que se abre, nunca se cierra. Puerta que es promesa de pastos abundantes para las ovejas, o sea, posibilidad de vivir en el jardín de Dios, en su presencia, en su compañía, en su Amor.

Cuando se menciona a Jesús como el buen pastor lo que refleja es la seguridad que le brinda a sus ovejas. La oveja necesita dirección, protección, cuidado y buena alimentación. Toda la vida de Jesús fue un continuo buscar a las ovejas descarriadas: «Él vino a buscar y salvar lo que estaba perdido». Para eso descendió del Cielo, para cargar con nuestros pecados y para llevarnos sobre sus hombros a la Casa del Padre, haciendo con todos un único rebaño con un solo Pastor.

Jesús es el verdadero Pastor bueno y generoso que conoce nuestros nombres, nuestras características personales, nuestra historia y que nos ama con un cariño único e irrepetible. Él viene a buscarnos para sacarnos del pecado donde estábamos encerrados y conducirnos a la libertad de los hijos de Dios. Nos habla, educándonos con sus enseñanzas. Quienes le escuchan saben que sólo Él tiene palabras de vida eterna. Nos alimenta con su propio Cuerpo y su propia Sangre. Nos regala el agua del Espíritu Santo, la única que puede saciar nuestra sed. Nos conduce a la Verdad y la Vida. Nos ha amado hasta el extremo, manifestándonos lo ilimitado de su amor al dar la vida por nosotros. La verdadera felicidad consiste en acogerle y seguirle, porque nadie va al Padre, sino por él.

ORACIÓN.

Jesús, Buen Pastor, te amo y te necesito, con Tu Voz me abres caminos, entre espinas, rocas y lobos, a través de ti, puedo llegar al Padre Dios.

Anuncios

Acerca de Padre Said León

Fray Said León Amaya, O.P, es de la Orden de Predicadores, pertenece a la Provincia San Luis Bertrán de Colombia.
Esta entrada fue publicada en Lectio Divina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s